La Conciencia dormida

Reseña de Miguel Ángel Contreras Betancor.

La conciencia dormida

“Las personas no siempre son lo que nos parece a primera vista. El ser más ruin y miserable tiene una historia detrás y en un momento dado puede hacer alarde de una humanidad y una bondad inesperada.” (JRR) Esto que usted acaba de leer no es otra cosa que la credencial ética con la que tengo el placer de presentar a Jorge Rodríguez Rueda, autor de ‘La conciencia dormida, su, hasta ahora, primera incursión en el genero negro y visto el resultado, estoy convencido de que no será la última. Uno de los aspectos que me han atrapado de su estilo como narrador es la minuciosidad con la que Rodríguez, a modo de forense, disecciona un cuerpo de vocales y consonantes en perfecto estado de salud, el cuerpo de Frank Carter, el personaje de quien hace un retrato lleno de matices. Tanto es así, que cuando uno cree que va conociendo a Carter, llega el escritor y aplica tal zarandeo como si de un movimiento de cámara se tratase, para acto seguido presentarnos otros matices de un protagonista rico en ellos. Un personaje que busca la redención, la catarsis, a través de la escritura. Y para que el lector llegue hasta ahí, Jorge despliega su, porqué no decirlo, maestría, que alcanza un clímax en la narración de tal forma, que fui consciente del mismo cuando no ya no tenía la posibilidad de huir y pocas veces he tenido tan pocas ganas de escapar como en esta ocasión. Jorge Rodríguez, que deja bien clara su pasión por el cine, no olvida la importancia de os actores secundarios en toda narración que se precie, hasta el punto de componer, siguiendo con el símil cinematográfico, una foto fija llena de gran dinamismo y acertadas dosis de reflexión: “Es fácil culpar a los demás de nuestras desgracias (…) olvidando que en la “mayoría de las veces somos nosotros” los únicos responsables de haber provocado la catástrofe. Y no leer ‘La conciencia dormida’ mas que una catástrofe sería una irresponsabilidad.

Miguel Ángel Contreras Betancor

https://www.amazon.es/Conciencia-dormida-Memorias-asesino-ebook/dp/B01GH9TOTA/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1464983346&sr=8-1&keywords=la+conciencia+dormida

Prueba portada 3

 

Opiniones : Océanos de tiempo.

Océanos de tiempo, de Jerónimo Tristante.

Confieso que no soy aficionado a las novelas de vampiros, zombies y similares.         Ni siquiera he leído la saga Crepúsculo, aunque no creo que eso sea grave, sin embargo admito (y ahí si me da un cierto pudor) que tampoco he leído el clásico de Bram Stoker, Drácula, cuyo volumen descansa en la estantería donde lo deposité hace ya algunos años. Entonces, ¿por qué leer un libro de vampiros ambientado en el Madrid de finales del XIX y escrito por un murciano? Pues precisamente esas son dos razones de peso. Quien haya leído los libros (si no todos alguno) de la saga del detective Víctor Ros, sabrá que muy pocos autores son capaces de transportarnos a la España del siglo XIX con tanta verosimilitud de manera tan vívida y a la vez tan entretenida como lo hace Jerónimo Tristante. Es un hecho objetivo. Pero es que además está el título “Océanos de tiempo” , cada vez que lo veo me viene a la mente la secuencia en la que Gary Oldman le dice a Winona Ryder “He cruzado océanos de tiempo para encontrarte”, ¿Puede alguien dedicarte una frase más hermosa que esa?  (Por si alguien no lo sabe, que lo dudo, hablo de la película Drácula dirigida por Francis Coppola)

En fin, que encima hay de por medio niños vampiros, ¿se puede pedir más?                 Océanos de tiempo está narrada desde diferentes puntos de vista, a través de los diarios de sus diferentes protagonistas, igual que la clásica obra “Drácula”, que sí, que ya he dicho que no la he leído, pero eso no quiere decir que no haya podido ojearla. Supongo que eso es una especie de homenaje a Bram Stoker, o bien, como diría Woody Allen “simplemente me gustó la idea y la copié”. El caso es que este estilo narrativo permite mantener la intriga al dejar ciertos sucesos a medias y ser completados por la narración de otro personaje distinto con una perspectiva diferente. Con un lenguaje fluido pero elegante, literario, pero en absoluto pedante, sutiles toques de humor y romanticismo. Esta es sin duda la novela ideal para aficionar al género a los que siempre han sido reticentes con los vampiros. Los demás sencillamente disfrutarán como enanos.

Por cierto, trata de una especie de plaga o enfermedad o algo que empieza a matar a niños los cuales presentan unos síntomas que hacen pensar en algo que bien podría ser vampirismo, o no, y un médico, escéptico con esos temas, como es natural, empieza a investigar ayudado por una especie de Van Helsing venezolano que está empeñado en que sí, que son vampiros, que él de eso sabe y que… pero bueno no cuento más porque lo que de verdad mola es leerlo.
De momento sólo está disponible en e-book, pero eso no es una excusa sino todo lo contrario porque lo podéis conseguir de manera más rápida y barata.

Jorge Rodríguez Rueda

http://www.amazon.es/Oc%C3%A9anos-tiempo-Jer%C3%B3nimo-Tristante-ebook/dp/B00C6HPDAW?ie=UTF8&keywords=oc%C3%A9anos%20de%20tiempo&qid=1461150411&ref_=sr_1_1&sr=8-1

9788490324738

Opiniones- MISIÓN: Eliminar al nuevo Mesías

Misión: Eliminar al nuevo mesías.

De Maiquel da Costa.

Una comedia te puede hacer reír, o solo sonreír, o sencillamente divertirte y hacer que durante un rato te olvides de las preocupaciones y los aspectos negativos de la vida. Si no lo consigue no es una comedia, o en todo caso es una mala comedia. Este libro es una COMEDIA. No, no es una falta de ortografía. Si lo he escrito con mayúsculas ha sido con toda la intención. Porque no hay un sólo párrafo, repito, ni un solo párrafo en este libro que resulte aburrido. Como no soy crítico literario (Dios me libre de serlo algún día o creerme que lo soy), me voy a limitar a dar mi opinión y espero que así sea considerara esta reseña, la primera que publico en mi blog.

Para mí esta novela es puro entretenimiento. Humor gamberro, agudo, sarcástico, inteligente, y (quiero pensar que es la intención del autor) continuas y sutiles estocadas de crítica personal. Como escritor sé que es imposible sustraerse a ello cuando se está escribiendo, por mucho que el que hable sea el personaje y no el que escribe.

Demonios, ángeles, sacerdotes fanáticos, heavys adoradores de satan, una dama “desvalida”, acción a raudales y hasta el mismísimo Dios. Casi nada. Esos son los ingredientes, la trama va implícita en el título y el resto lo deberá descubrir el lector.

Un humor irreverente que al mismo tiempo (o eso me parece a mí) es amable y respetuoso hacia los personajes que parodia, y eso no es fácil.

Una novela que, no solo merece una oportunidad entre tanta mediocridad como se publica actualmente sino que, estoy seguro de ello, sabrá abrirse paso por sí sola y ocupar el lugar que le corresponde. Porque lo bueno acaba saliendo a la luz tarde o temprano.

Leedla que no os arrepentiréis.

51rjaEHTFmL._SX319_BO1,204,203,200_

Diario de un presunto suicida. – RESEÑA de Julio Murillo

Diario de un presunto suicida

de JORGE RODRÍGUEZ RUEDA

Al margen de los entresijos de una trama, y del pulso narrativo destinado a suscitar el interés de principio a fin, uno de los retos más complejos a la hora de ensamblar una buena novela es lograr que el lector conecte sin ambages con el protagonista. Eso que llamamos empatía. Y en este aspecto, y también en los otros acicates mencionados, Jorge Rodríguez Rueda se destapa como un auténtico maestro. Y eso que lo tiene complicado, por no decir imposible, ya que  el protagonista de «Diario de un presunto suicida», no es –por encarnar algunos de los peores vicios y defectos del arquetipo carpetovetónico, casposo, xenófobo y machista– precisamente alguien con el que nos gustaría, a simple vista, emparentar o compartir mesa y mantel.

Pero aquí la ligazón, la argamasa emocional, funciona desde las primeras páginas de esta novela, articulada en forma de diario; el diario de un personaje que anuncia desde las primeras líneas su firme voluntad de quitarse la vida.

Tras esa funesta declaración de intenciones, irá consignando en un diario –que podríamos entender como la confesión póstuma destinada a vaciar el alma y a suplir, a efectos legales, la consabida carta al juez de turno– sus vicisitudes y andanzas, su visión del mundo, del ser y del estar, al tiempo en que su camino cotidiano se entrecruza con un abanico multicolor de personajes: ex-mujer e hijos; amigos de barra de bar; antiguos compañeros; vecinos anónimos; yonquis desesperados que pondrán en su mano el arma liberadora, amén de alguna apetecible tentación en forma de prostituta. Porque irse de este cochino mundo sin descender siquiera por última vez al reconfortante infierno del sexo no es plan.

Mezclando con absoluta pericia elementos propios de la novela negra; de la narrativa costumbrista –real y directa, exenta de artificios innecesarios–; del vaudeville teatral –trufado de entradas y salidas y situaciones jocosas– y añadiendo, como aditamento sutil y enriquecedor, situaciones propias del realismo mágico, Jorge Rodríguez Rueda ensambla una novela ligera, fascinante, próxima, cálida. Y lo hace sin renunciar a la ironía, a ese punto de humor que mantiene de forma sempiterna la media sonrisa en los labios del lector, incluso la estentórea carcajada ocasional, propia de autores bregados en la comedia, como Eduardo Mendoza, o en la astracanada desaforada e hilarante, como el bilbaíno Juan Bas.

En resumen, querido lector, deberá usted decidir suicidarse con nuestro héroe si quiere saber cómo acaba un suicidio como Dios manda.

Julio Murillo Llerda

Periodista y escritor

portada

https://www.amazon.es/Diario-presunto-suicida-Jorge-Rodr%C3%ADguez-ebook/dp/B01C5JYWN4/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1463126235&sr=8-1&keywords=diario+de+un+presunto+suicida

Tristeza

Tristeza
Tú eres hoy mi mejor amiga
mi compañera fiel
mi protectora
mi amante
en tus brazos he alcanzado a comprender
lo incomprensible
en tu pecho he volcado
mi amargura más honda
Hoy me he acostumbrado a vivir contigo
y aun así soy feliz
tristeza
Eres la madre de todos mis poemas
incluso de aquellos que hablan de la alegría
Eres parte indispensable de mí.
Tristeza.

 

Mi Poesía

Mi poesía no es más que un lamento

los acordes de un violín desafinado

la voz de un humilde sentimiento

el suspiro de un niño enamorado

 

Mi poesía es un grito en el desierto

el canto de un pájaro enjaulado

un libro que nunca ha sido abierto

una rosa en un jardín abandonado

 

Mi poesía está hecha de secretos

de experiencias de triunfos y fracasos

mi poesía está hecha de recuerdos

y otras cosas mas que he olvidadoImagen

Por querer estar solo

Por querer estar solo

el vacío fue para él demasiado

y su ausencia (la de ella) dejó de serlo

para tornarse en una realidad

más latente y cruel

 

Por huir de su presencia (la de ella)

que era demasiado

para su débil e indomable corazón (el de él)

tuvo que enfrentarse a la realidad de otra presencia

más dura

la de su ineludible recuerdo (el de ella)

 

Por querer estar solo

perdió su compañía (la de ella)

y su soledad (la de él)

 

Captura

Esta Noche.

Esta noche el silencio me resulta cruel

la oscuridad ya no es mi amiga

y la soledad

es cada vez más insufrible

 

Tu recuerdo

inexorable

viene a turbar mi sosiego

y el sueño se niega

a acudir en mí auxilio

 

Esta noche presiento que va a ser eterna

pero aceptaré tu ausencia

Como cada noche

Y cuando por fin

en un insólito arrebato de compasión

el cansancio me venza y mis ojos se cierren

entre brumas tu nombre besará mis labios

y mi consciencia dormirá

para buscarte

en mis sueños