Diario de un presunto suicida. – RESEÑA de Julio Murillo

Diario de un presunto suicida

de JORGE RODRÍGUEZ RUEDA

Al margen de los entresijos de una trama, y del pulso narrativo destinado a suscitar el interés de principio a fin, uno de los retos más complejos a la hora de ensamblar una buena novela es lograr que el lector conecte sin ambages con el protagonista. Eso que llamamos empatía. Y en este aspecto, y también en los otros acicates mencionados, Jorge Rodríguez Rueda se destapa como un auténtico maestro. Y eso que lo tiene complicado, por no decir imposible, ya que  el protagonista de «Diario de un presunto suicida», no es –por encarnar algunos de los peores vicios y defectos del arquetipo carpetovetónico, casposo, xenófobo y machista– precisamente alguien con el que nos gustaría, a simple vista, emparentar o compartir mesa y mantel.

Pero aquí la ligazón, la argamasa emocional, funciona desde las primeras páginas de esta novela, articulada en forma de diario; el diario de un personaje que anuncia desde las primeras líneas su firme voluntad de quitarse la vida.

Tras esa funesta declaración de intenciones, irá consignando en un diario –que podríamos entender como la confesión póstuma destinada a vaciar el alma y a suplir, a efectos legales, la consabida carta al juez de turno– sus vicisitudes y andanzas, su visión del mundo, del ser y del estar, al tiempo en que su camino cotidiano se entrecruza con un abanico multicolor de personajes: ex-mujer e hijos; amigos de barra de bar; antiguos compañeros; vecinos anónimos; yonquis desesperados que pondrán en su mano el arma liberadora, amén de alguna apetecible tentación en forma de prostituta. Porque irse de este cochino mundo sin descender siquiera por última vez al reconfortante infierno del sexo no es plan.

Mezclando con absoluta pericia elementos propios de la novela negra; de la narrativa costumbrista –real y directa, exenta de artificios innecesarios–; del vaudeville teatral –trufado de entradas y salidas y situaciones jocosas– y añadiendo, como aditamento sutil y enriquecedor, situaciones propias del realismo mágico, Jorge Rodríguez Rueda ensambla una novela ligera, fascinante, próxima, cálida. Y lo hace sin renunciar a la ironía, a ese punto de humor que mantiene de forma sempiterna la media sonrisa en los labios del lector, incluso la estentórea carcajada ocasional, propia de autores bregados en la comedia, como Eduardo Mendoza, o en la astracanada desaforada e hilarante, como el bilbaíno Juan Bas.

En resumen, querido lector, deberá usted decidir suicidarse con nuestro héroe si quiere saber cómo acaba un suicidio como Dios manda.

Julio Murillo Llerda

Periodista y escritor

http://www.edicionesrosetta.es/tienda/diario-de-un-presunto-suicida/

portada-frontal

Anuncios

6 comentarios sobre “Diario de un presunto suicida. – RESEÑA de Julio Murillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s